img

Blog Mascotas

imagen principal post blog de mascotas

Curiosidades

¿Qué sueña tu mascota?

En los últimos tiempos, numerosos estudios han demostrado nuevas curiosidades sobre el sueño de los animales. De acuerdo a la ciencia, y considerando el modo en que se comporta el cerebro de nuestras mascotas, no hay indicios de que estos no sueñan, sino más bien todo lo contrario. Cada uno tiene sus propias características a la hora de dormir y de expresar sus emociones a través de sus sueños.

Un poco de ciencia

Por empezar es importante saber qué son los sueños y cómo es que estos se manifiestan en nuestro cerebro – o en este caso, en el de nuestras mascotas – cuando se está completamente dormido.

Para ello, es importante diferenciar el sueño liviano del sueño profundo. El primero en realidad, es aquel en el que aún se está alerta ante aquellos estímulos externos presentes de acuerdo a cada entorno; es decir que cualquier sonido fuerte, movimiento brusco o cambio de luz, sería capaz de despertarnos fácilmente y de sacarnos de aquel estado.
El sueño profundo por su parte, comienza en una etapa posterior cuando uno ya está lo suficientemente dormido. Es entonces en este contexto que se alcanza la fase REM (Rapid Eye Movement, que traducido al español sería Movimiento Rápido de los Ojos): cuando la respiración es más lenta, los músculos están más relajados y habitualmente se puede percibir el movimiento ocular acelerado que se replica tanto en humanos como en perros.

Por otra parte, y en cuanto al sueño de los gatos, algunas fuentes sugieren que la fase más intensa se observa en todo su cuerpo, ya que parpados, garras y hasta la cola de los felinos, sienten los espasmos de los movimientos involuntarios.
A su vez, otros estudios destacan que suelen tensar sus músculos y hasta ponerse en posición de caza, replicando las imágenes que se atraviesan en su mente.

…Y es exactamente en este escenario, en que se da la aparición de los sueños tal como los conocemos. 

¿Que sueñan los perros y gatos?

La doctora Deirdre Barret de la escuela de medicina de Harvard, conocida por su trabajo en investigación sobre sueños, en Octubre de 2016 dio una entrevista en la Revista People en la que habló acerca de ellos y de lo que cada uno de estos animales podría ver a la hora de descansar.

De acuerdo a sus dichos es que se cree que el comportamiento de los animales a la hora de soñar es bastante parecido al de los humanos. Se considera que las mascotas replican a través de sus sueños todo aquello que ha estado sucediendo y han vivido durante el día, y es así como lo expresan a través de las imágenes mentales. Por ello se cree que tanto perros como gatos, tienen sueños placenteros como también pesadillas, igual que nosotros.

Considerando lo cercanos que son los perros a los humanos, la doctora contempló como muy problable que estos estuviesen presentes en sus pensamientos a la hora de dormir, con su cara, su aroma, etc. Como también, con lo que cada perro sabe que a las personas de su familia podría gustarles o enjarse.

Algunos expertos sugieren también que, a travéz de sus gestos a la hora de dormir, es posible interpretar lo que sueñan: por ejemplo si mueven las patas, podrían estar soñando con un paseo cotidiano.

En el caso de los gatos - de acuerdo a las palabras del veterinario Adrian Morrison - se puede decir que sueñan con diferentes acciones relacionadas más bien a la parte mas primitiva de su ser, como la de conseguir alimento, lo cual hace que tensen su cuerpo de manera involuntaria. Y cuando estos espasmos se expresan de forma propunciada, probablemente sea porque estén atravezando un sueño activo en aquel momento. 

Cómo garantizar un sueño seguro en nuestras mascotas

Ahora bien, para poder crear un ambiente seguro en el cual todos nuestros queridos perros y gatos puedan soñar y descansar correctamente, es importante poner al alcance de ellos algunas comodidades que propiciarán el entorno perfecto para lograrlo.

Desde nuestro lugar podemos crear un espacio en la casa en donde ellos descansen – sea su casita / cucha, un espacio en el comedor o bien, compartir la cama con uno – que sea lo suficientemente conocido y acogedor. Así también, ayudarlos a llegar al momento del descanso con una alimentación suficiente, la higiene necesaria y todos aquellos hábitos que cada uno sepa que ayudan a su mascota a sentirse más tranquila y calma; de esta forma es que cada una podrá alcanzar un sueño tranquilo y placentero.

Ahora sí, lo que nos quedará por debatir es si conviene que duerman o no con nosotros en nuestra cama… Eso quedará a criterio de cada uno!

Con nuestro Newsletter enterate antes que nadie de cada nota nueva.